Es profundo el drama que ronda a Bogotá, por cuenta del atentado al CAI de Arborizadora Alta en la noche del 26 de marzo, donde dos menores de edad -uno de 12 años y otra de 5- fallecieron, sigue a flor de piel.

Daniel Estiven Duque e Ivana Salomé Rangel, víctimas fatales del ataque, son los dos nombres que hoy tienen consternados a la capital de la República.

Muchas son las expresiones de luto y dolor que circulan en redes sociales. La alcaldesa Claudia López, el ministro de Defensa Diego Molano y el presidente Iván Duque, manifestaron su repudio y rechazo tras los acontecimientos que afligieron a Bogotá el pasado fin de semana.

El ataque terrorista, que también dejó un dramático saldo de 35 personas heridas, continúa sembrando sus dudas con respecto a quienes están detrás de este fatal atentado.

También puedes leer: Medicina Legal encontró 10 tipos de sustancias en el cuerpo de Taylor Hawkins

Testigos que presenciaron la explosión afirman que fue un sujeto encapuchado quién dejó el explosivo en la parte trasera de la estación policial, “camuflado en una maleta y que se activó cuando se realizó una llamada“, según dijo Diego Molano.

No obstante, no hay ninguna información de las relaciones, vínculos o nexos criminales que den señales o pistas a las autoridades de los responsables.

Ciudad Bolívar, localidad del atentado que fue ‘blanco’ de otro ataque similar en el último mes, será reforzada en sus 10 Comandos de Atención Inmediata (CAI) con robustos grupos de uniformados, señaló el citado ministro.

Son $300 millones de pesos de recompensa los anunciados para quien o quienes entreguen información que dé con el paradero de los criminales, a los que Molano tildó de ‘cobardes’, ‘miserables’ y dementes.

Las autoridades continúan investigando los indicios que les permita responder al ‘por qué’ de este atentado

Los trinos de indignación con respecto al atentado en Arborizadora Alta: