Según la más reciente investigación realizada por The Register, un portal británico especializado en noticias de ciencia y tecnología, hay un fallo de seguridad de todos los procesadores Intel fabricados durante la última década, que permitiría a cualquier aplicación pueda acceder a contraseñas e información privada.

El error impide que el kernel o núcleo, que es parte fundamental del sistema operativo, pueda controlar de manera adecuada los permisos de las aplicaciones.

El kernel es, entre otros, el responsable de facilitar a los distintos programas acceso seguro al hardware del computador.

A raíz de esta falla, cualquier programa (aplicación o código JavaScript) podría tener acceso al kernel, obtener contraseñas u otra información confidencial. Por si fuera poco, le permitiría a los ciberdelincuentes encontrar otras fallas de seguridad y aprovecharse de ellas con facilidad.

Este error obliga a rediseñar Linux, Windows, y otros sistemas operativos necesitarán una actualización, que de realizarse tendría un impacto en el rendimiento de los productos, que según la investigación oscila entre el 5 y el 30 %.

Por ahora, los programadores trabajan en revisar el sistema de memoria virtual del kernel Linux de código abierto y mientras tanto, se espera que en los próximos días Microsoft presente públicamente los cambios necesarios a su sistema operativo Windows.

Publicidad

Sistemas operativos similares, como macOS de 64 bits de Apple, también deberán actualizarse; al parecer la reparación se debe hacer directamente en el software del sistema operativo, o comprar un nuevo procesador sin el error de diseño.

Redacción Internet – CM&