El bólido, que mide entre cinco y 12 metros, pasará a unos 111.000 kilómetros, menos de un tercio de la distancia promedio que separa a nuestro planeta de la Luna, lo cual en términos astronómicos se trata de una aproximación relativamente «cercana», aunque no hay posibilidad alguna de que se estrelle contra el planeta.

El asteroide se llama 2018 DV1 y, según datos del laboratorio “Jet Propulsion” de la NASA, viajará a una velocidad de unos 6,5 kilómetros por segundo.

El punto más cercano de su viaje en relación con la Tierra se producirá sobre la una de la mañana, hora colombiana.