En su segundo día de visita a Pereira, el ex goleador liberiano George Weah constató el rigor de los procesos de legalización de importaciones que tiene la DIAN.  Porque esperaba repartir uniformes del Milan y balones a más de 50 niños enfermos pero apenas pudo darles un saludito y firmar algunos autógrafos.

Estos goles del liberiano George Weah, con la camiseta del Milán de Italia, lo convirtieron en el mejor jugador del mundo en 1995 y aqdemás fue el primero de Africa en recibir el Balón de Oro.

Hoy, ya retirado del fútbol y con 41 años viaja por el mundo representando al Milán como embajador deportivo.

“Me parece que se acuerden de los pobres”

Estuvo en el pabellón pediátrico en Pereira, entregando alegría a los niños.

“Para mí esta labor es similar a la que he hecho en el fútbol, ayudando a la humanidad”

También visitó a los pequeños de la Fundación con Cáncer del Hospital San José.

“La gente me hablaba cosas de Colombia y ahora vengo y es una cosa diferente a lo que me habían dicho”

Y por último se vistió otra vez con la camiseta del Milán, donde jugó cinco años y conoció muchos jugadores.

“Los futbolistas colombianos que he conocido han sido buenos practicantes: "Tino", Valderrama, Valencia.”

Pero tuvo un inconveniente, porque algunos balones y camisetas del Milán fueron retenidos por la aduana.

“Nos dijeron empezar un proceso. No son del Milán, venían para los niños”

Weah cumplió con su labor y dejó ver el lado humano que tienen las estrellas como él, a pesar de los trámites que hay que cumplir para entregar algo.

“Se quedaron 50 niños sin regalos”