La Agencia Mundial Antidopaje, AMA, decidió expulsar al deporte ruso durante cuatro años de las competiciones internacionales por manipular la base de datos deportivos del Laboratorio de Moscú, lo que deja a esta potencia del deporte fuera de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y de los de Invierno de Pekín 2022.

«Se le han dado a Rusia todas las oportunidades para poner las cosas en orden y volver a unirse a la comunidad global contra el dopaje, por el bien de sus atletas y la integridad del deporte, pero ha escogido seguir su postura de engaño y negación, por lo que AMA ha respondido en los términos más fuertes que puede», señaló en un comunicado el presidente del AMA, Craig Reedie.

La sanción que Rusia podría apelar ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), impide a los rusos competir bajo su bandera durante cuatro años en Juegos Olímpicos y mundiales de fútbol, entre otros eventos deportivos, así como al país organizar competiciones internacionales en su territorio.

Los atletas rusos sólo podrán participar en eventos deportivos internacionales «si son capaces de demostrar que no están implicados» en el actual escándalo de manipulación de datos, e incluso en este caso no podrán representar a su país, señaló el dictamen.