Águilas Doradas jugó este domingo con un 1-3-2-1, una atípica formación en la que un portero fue central y tuvo que compartirlo con dos centrocampistas porque, pese a que el equipo tiene a 16 jugadores con covid-19 y a otros siete lesionados, no fue atendida su solicitud de aplazamiento.

El partido de la jornada 18 de la liga, Águilas Doradas enfrentó a Boyacá Chicó, que lucha por permanecer en primera división y hoy, con 11 jugadores en cancha, goleó por 0-3 y mantuvo así vivas sus esperanzas de evitar el descenso.

Al minuto 78 el centrocampista de Águilas Giovanny Martínez, de 31 años, tuvo que dejar el terreno de juego por una lesión y, ante la imposibilidad de completar los siete jugadores que, como mínimo, debe tener un equipo para poder jugar, el árbitro Carlos Ortega dio por terminado el encuentro.

El equipo dorado, que hoy fue dirigido por el asistente Rafael Martínez, ya que, el técnico Francesco Stifano también tiene covid-19, solicitó desde el jueves que su juego fuese aplazado ante la atípica situación que vive.

Publicidad

“Para la temporada 2021 solo fueron inscritos 29 jugadores, al día de hoy, siete de ellos están lesionados, 16 de ellos y cuatro miembros del cuerpo técnico están contagiados de covid-19”, dice el comunicado presentado por el equipo antioqueño.

 

 

El día de ayer, uno de ellos, a pesar de ser positivo, fue habilitado por el Dr. Pineda de la FCF, de la mano del protocolo y dos más, están pendientes para ser habilitados el día de hoy si se lograra hacerles la prueba IgG y la prueba IgM”, se lee en el comunicado.

 

La solicitud fue desestimada por la Dimayor, y los siete jugadores salieron a la cancha con mascarillas y cargando dos carteles que decían “Primero la vida” y “#JuegoLimpio“.

Podría interesarle: María Camila Osorio campeona de la Copa Colsanitas

 

“Bueno, aceptamos la decisión de Dimayor de jugar este partido, pero queda claro que aquí lo que prima es cualquier otra cosa que la integridad y la salud de nosotros como jugadores“, expresó en Twitter el portero Carlos Bejarano de Águilas Doradas.

 

Dimayor aprobó un reglamento al inicio de la pandemia que hoy demuestra que fue ligero y adinámico“, criticó antes del partido el Águilas Doradas, que es 16 y ya no tiene oportunidades de clasificar a los cuartos de final del Torneo Apertura.

La figura del partido, fue el portero Bejarano, que atajó todos los remates que pudo de un rival que, pese a jugar con cuatro futbolistas más, no estaba siendo muy claro ni fluido, pero por la diferencia numérica, no tuvo muchas dificultades para sacar remates al arco.

Lea también: Falcao fue operado con éxito tras fractura facial que sufrió durante entrenamiento

 

Con mucha entereza y una notable actitud de sus futbolistas, Águilas Doradas aguantó como pudo 57 de los 79 minutos que se jugaron este domingo, sin recibir ningún gol en una de las más insólitas y desafortunadas páginas de la historia del fútbol colombiano.

“Perdimos el partido, pero vamos a ganarle la batalla al covid-19. Estamos muy orgullosos de ustedes, muchachos”, escribió el club tras el pitazo final de un partido que se jugó en medio de una situación delicada por la pandemia de la covid-19.