Carlos Espósito,  juez argentino que dirigió la semifinal entre Atlético Nacional y Danubio por Copa Libertadores del 17 de mayo de 1989, contó cómo los matones de Pablo Escobar lo amenazaron.

Aunque el tema es un secreto a voces, no hay certezas de que el Cartel de Medellín haya comprado esa copa continental para el equipo paisa.

Sin embargo, el exárbitro argentino aseguró al programa ‘Buen Momento’ de ‘Radio La Red’ que fue el mismo ‘Popeye’, sicario de Pablo Escobar, quien le ofreció una importante suma de dinero en esa época.

«Entraron cuatro, uno con ametralladora y atrás de ellos entró el famoso ‘Popeye’, bien vestido, con traje y corbata. Llevaba una maleta y dijo acá hay 250.000 dólares, es de ustedes, llévenselo».

Ante el ofrecimiento de John Jairo Velásquez, alias ‘Popeye’, el exárbitro afirma que se rehusó, señalando que estaban en Medellín «para trabajar como corresponde».

Publicidad

En medio de su relato, Espósito dice que se miró con el sicario de Pablo Escobar, cuando de repente él cerró el maletín y les dijo lo siguiente:

«La vida de ustedes acá no vale nada y en Buenos Aires nos puede costar 1.000 dólares cada uno».

Según el argentino, él nunca aceptó el dinero y admite que fueron varias las veces que le hicieron el mismo ofrecimiento.

Además, dice que luego de ese susto no sabía para dónde arrancar, así que le propuso a sus compañeros dormir en el aeropuerto.

El periodista deportivo Juan Pablo Varsky compartió el relato de Carlos Esposito, 31 años después de aquel partido que ganó Atlético Nacional con marcador de 6-0.

Aunque es solo la versión de un árbitro, nadie puede discutir que a finales de los años 80 el país vivía una de sus épocas más oscuras.

Fue en aquellos años ocurrieron dolorosos episodios como el magnicidio de Carlos Galán, la bomba al Diario El Espectador o el atentado a un avión de Avianca.