Por primera vez, Argentina se consagró campeón mundial de fútbol sala. Derrotó 5-4 en una emotiva final a Rusia y la selección de Irán se quedó con el tercer lugar luego de vencer por penaltis a Portugal.