Esta noche delante de más de 40 mil aficionados que llenaron el Atanasio Girardot, Víctor Hugo Aristizabal jugó su último partido después de 19 años de haber debutado como profesional.  Un partido lleno de emoción y de estrellas que terminó con empate a dos y con muchas anécdotas para el atacante antiqueño, por ejemplo, marcó dos goles pero botó un penalti y desperdició varias opciones.

Mientras el Atanasio Girardot se vestía para la fiesta, más de 50 mil personas llenaron el estadio de Medellín para el último partido de Aristi.

Entre tanto el nueve verdolaga daba sus últimas declaraciones antes del juego, que para el parecía, el primero y no el último

Los preparativos le quitaron más tiempo del que el pensaba.

En la cancha el último partido de Aristi sirvió para todo, para ver como perdía un penalti ante su amigo Mondragón, la historia también contara que venció dos veces al arquero del Colonia, alemán, una de ellas con un espectacular gol de media chilena. Los libros del  fútbol colombiano también dirán que su pequeño hijo Emilio ingresó al campo en el minuto  32 del segundo tiempo y termino el juego.

En ese momento aparecieron los abrazos de las estrellas que lo acompañaron, Francescoli, Aguinaga, “El Tren”, Perea, “El Chonto”, Marulanda, Valenciano, “El loco” Rene, “El Pibe”, Bermúdez, Yépez, Trillez, y “El maestro” Alexis. Luego el beso de su esposa catalina, después la bendición de su madre, y al final con vos entrecortada las despedida ante el publico que siempre lo apoyo.

Hoy terminó oficialmente la carrera de Víctor Hugo Aristizabal quien marcó 348 goles y es el máximo goleador en la historia del fútbol colombiano. Un hombre polémico odiado por muchos y amado por otros.