La recuperación del suizo Roger Federer, operado de la rodilla derecha el 19 de febrero no parece ser la ideal, y va más lenta de lo previsto, tal y como lo describió Severin Luthi, uno de sus entrenadores.

Federer se sometió a una artroscopia después del partido de exhibición ‘Match In Africa’ que jugó ante Rafael Nadal en Ciudad del Cabo.

«La recuperación de Federer no va tan bien como esperábamos«, confesó Luthi, uno de los entrenadores del suizo junto con el croata Ivan Ljubicic.

«Va más lenta de lo que pensamos. Creo que podremos ver algo de acción de nuevo a partir del mes de agosto. Esperamos que así ocurra«, añadió el técnico, amigo personal del jugador de Basilea.

El jugador suizo, que el próximo 8 de agosto cumplirá 39 años, ya le había confesado a Nadal a comienzos del confinamiento por la pandemia que tras ser operado «a las seis semanas hubo un retroceso«.

Federer lamenta que dos eventos como Wimbledon y los Juegos Olímpicos de Tokio se hayan cancelado debido a la pandemia del coronavirus.

Y al igual que el resto de jugadores espera que el Abierto de EE.UU., del 24 de agosto al 13 de septiembre, pueda ser el momento para regresar a las pistas, si su recuperación se lo permite.