El primero de mayo se cumple un nuevo aniversario de la muerte del piloto brasileño, uno de los más grandes de la historia de la Fórmula 1.

Si regresamos a aquel fatídico fin de semana en San Marino, las cosas no empezaron nada bien. El sábado 30 de abril de 1994, en la prueba de clasificación, el austriaco Roland Ratzenberger (Simtek S94-Ford) chocó en la curva Villineuve del Autódromo Enzo e Dino Ferrari a más de 300 km/h luego de desprenderse su alerón delantero.;murió al instante.

En ese momento del accidente de Ratzenberger, Ayrton Senna se encontraba en el ‘box’ del equipo Williams y vio como su colega moría luego del brutal choque frontal contra el muro.

Lee también: Filtraron fotos del cuerpo de Emiliano Sala; la policía busca al responsable

El auto de la discordia

Los Williams de 1992 y 1993 contaban con una caja de cambios semiautomática, control de tracción y suspensión activa, lo cuales los hacía prácticamente imbatibles, recuerdan Patrick Head y Adrian Newey, sus diseñadores, en un artículo de Motorsport.

Senna intentó luchar el título del mundo con su McLaren pero fue inútil. La Federación Internacional del Automóvil (FIA) terminaría prohibiendo esas ayudas electrónicas de los Williams para 1994.

Luego de su frustración por años, Ayrton decidió abandonar el equipo que le había dado todo (McLaren) para irse donde su acérrimo rival y otrora compañero había triunfado: quería igualar y superar a Prost que se había retirado el año anterior luego de su título.

Foto: AFP

Senna creía que el dominio de Williams iba a continuar en la categoría, que no importaba las prohibiciones de la FIA, aquel auto iba a ganar el campeonato; que equivocado estaba el brasileño.

Lee también: ¡Vuelve y juega! James de baja por endurecimiento muscular

A pesar de haber perdido las ayudas electrónicas, el Williams de Senna obtuvo la pole en las primeras dos carreras del campeonato, sin embargo, errores del propio brasileño harían que no las terminara.

San Marino, tercera jornada del campeonato, el viernes en la práctica por poco toma la vida de Rubens Barrichello que chocó en la variante Bassa y sobrevivió de milagro; el sábado murió Ratzenberger y el domingo fue Ayrton.

Senna había advertido luego del accidente que la pista, recientemente pavimentada, no estaban en óptimas condiciones para la F1.

Tamburello: la muerte de Senna

Aquel primero de mayo de 1994 en el GP de San Marino, muy temprano se vio que iba a ser una carrera muy accidentada. En las primeras vueltas tras un fuerte accidente entró el auto de seguridad, lo cual Senna sabía iba a hacer perder temperatura en sus neumáticos y por ende la adherencia. En la séptima vuelta se relanzó la carrera.

El Williams FW16 del brasileño solo duraría 12 segundos más en pista antes de estrellarse en la curva Tamburello; Senna murió en el acto.

Foto: AFP

El juicio posterior dictaminó que una barra de dirección modificada a última hora había sido la causante del choque luego de romperse e impactar al piloto en la cabeza.

Luego de la muerte de Ayrton Senna las reglas de la Fórmula 1 se volvieron mucho más estrictas en cuanto a la seguridad de los pilotos dentro de los autos y fue la última muerte de un piloto de F1 en pista.

Sin embargo, en el Gran Premio de Japón 2014, el francés Jules Bianchi sufrió un grave accidente al perder el control de su auto debido al agua que había en la pista de Suzuka, chocando contra una grúa de asistencia que se encontraba retirando el auto de Adrian Sutil, que en la vuelta anterior se había salido de pista en el mismo punto. Bianchi falleció el 17 de julio en un hospital en Niza.