En el estreno de Willy Sagnol en el banquillo, el Bayern Múnich concedió este domingo un empate (2-2) en el campo del Hertha Berlín (10º) en la séptima jornada de Bundesliga tras ir con ventaja de 2-0, cuatro días después de haber perdido contra el PSG (3-0), que provocó la destitución del entrenador Carlo Ancelotti.

De este modo, el Bayern sumó su tercer partido consecutivo sin victoria, lo que le deja en segunda posición (14 puntos), empatado con el Hoffenheim, a 5 puntos del líder Borussia Dortmund, vencedor el sábado por 2-1 en Augsburgo.

Mats Hummels (10) y Robert Lewandowski (49) marcaron para el Bayern, pero el eslovaco Onfrej Duda (51) y el marfileño Salomon Kalou (56) empataron para el Hertha Berlín.

Las expectativas de los dirigentes del Bayern Múnich, tras la destitución de Carlo Ancelotti, eran claras: «Ahora no hay excusas, debemos ganar en Berlín, el equipo debe mostrar una reacción», había dicho el director deportivo, Hasan Salihamidzic.

Este resultado decepcionante añade un poco de presión a los dirigentes del club para encontrar con urgencia un nuevo técnico titular, cuando los alemanes Thomas Tuchel (libre, exentrenador del Borussia Dortmund) y Julian Nagelsmann (Hoffenheim) aparecen como los favoritos al puesto.

Desde el sábado, los medios de comunicación y los expertos alemanes especulan sobre una próxima llegada de Tuchel, de 44 años.

El hombre que lanzó a Ousmane Dembélé en el Borussia Dortmund es actualmente el único entrenador con un perfil de alto nivel y actualmente libre en el mercado.

Publicidad

Los comentaristas se preguntan de todas maneras si su carácter de técnico que va un poco por libre, lo que la valió su cese en el Borussia Dortmund, le convendría al Bayern, donde el espíritu «familiar» es el valor número uno.

Para el entrenador y consultor Armin Veh, Tuchel es favorito pero «la cuestión es saber si habrá aprendido algo estos dos años en Dortmund».

«Si no es el caso, tendrá problemas», añade.

Una composición muy «política»

El otro nombre que circula es el de Julian Nagelsmann, el técnico de 30 años del Hoffenheim, actual tercero de la clasificación tras su derrota del domingo en Friburgo (3-2).

Convertido en 2016 a sus 28 años en el más joven entrenador de un gran campeonato europeo, salvó al club del descenso en su primera temporada, antes de colocarlo en la cuarta plaza de la Bundesliga la temporada pasada. Confesó recientemente que el sueño de su vida era entrenar un día al Bayern Múnich.

Nagelsmann es el favorito de la antigua estrella del Bayern, Lothar Matthaüs: «Creo que es el mejor colocado. Es el candidato que quieren», dijo.

El problema es saber si Hoffenheim estaría dispuesto a dejarlo partir en el curso de la temporada.

Para jugar contra el Hertha Berlín, el exinternacional francés y antiguo jugador del Bayern, Willy Sagnol puso como titulares a las estrellas de la plantilla, reinstalando en sus puestos a Arjen Robben, Franck Ribéry, Mats Hummels y Jerome Boateng, a los que Ancelotti no puso desde inicio en París.

Ribery se retiró en el minuto 62 y podría tener una lesión de ligamentos.

Los dos centrales, campeones del mundo con Alemania, intervinieron en el primer gol. En un centro en profundidad de Boateng, Hummels marcó de cabeza.

La composición del equipo respondía probablemente a una lógica al menos tan política como deportiva. Los dirigentes del club habían admitido que la revuelta de las estrellas del vestuario había jugado un rol en la decisión de apartar a Ancelotti, y era difícil de imaginar que Willy Sagnol, interino en el banquillo, pueda dejar fuera a los jugadores emblemáticos del club.

Pero como contra Wolfsburgo (2-2) la semana pasada, las estrellas del Bayern no pudieron obtener la victoria, cuando tenían dos goles de ventaja.

«La cuestión no es si espero o deseo seguir como entrenador del Bayern, la cuestión es saber lo que quiere la directiva. La decisión pertenece al club, no a mí», afirmó Willy Sagnol.

AFP