Ríos de aplausos corrieron por las principales calles de Bogotá y la única causa fue un sentido reconocimiento al flamante campeón de la Vuelta a España. La caravana terminó en el parque Simón Bolívar donde cerca de diez mil aficionados ovacionaron al gran Nairo Quintana.