Después de ocho años de gestiones y espera, por fin los practicantes de fútbol americano en Bogotá pueden disfrutar de una cancha reglamentaria.