El partido se puso cuesta arriba para Juan Sebastián Cabal y Robert Farah desde el primer game, tras el quiebre de servicio propinado por la dupla kazaja de Bublik y Golubev.

La recuperación en el séptimo game sirvió de poco, porque un nuevo quiebre de los kazajos desembocó en el 6-4 con el que se cerró el primer set.

En el segundo parcial, una nueva rotura de servicio en el séptimo game, acabó con las esperanzas de la pareja número uno del mundo, que se despidió del Abierto de Australia, con un doble 6-4  en una hora y 11 minutos de partido.