Chelsea publicó este martes sus estados financieros de la temporada 2018/2019 revelando un preocupante déficit en su economía.

El equipo londinense tuvo perdidas de 96 millones de libras esterlinas (113 millones de euros) la temporada pasada. Una cuarta parte de ese dinero perdido se le atribuye al despido del entrenador Antonio Conte, actualmente dirigiendo al Inter de Milán.

La agencia AFP reveló que además de los gastos legales y la indemnización del entrenador italiano cesado en julio de 2018, las compras de Kepa Arrizabalaga, Mateo Kovacic, Jorginho y Christian Pulisic fueron una inversión de 28,6 millones de libras que no tuvo retorno monetario. Posteriormente a eso el Chelsea fue vetado para el pasado mercado de verano.

Las pérdidas para los ‘Blues’ pudieron haber sido más escandalosas si no fuera por Roman Abramovich. El propietario del club inyectó 247 millones de libras (291 millones de euros) para tratar de mejorar los libros contables.

Además, pese a que Chelsea no pudo fichar el pasado verano, realizó la venta por 100 millones de Eden Hazard al Real Madrid, por los que las cuentas esta temporada, al menos en materia financiera, parece que van por mejor rumbo.