Los organizadores del Giro de Italia esperan más información sobre el positivo del ciclista británico Chris Froome en un control antidopaje del pasado septiembre.

El salbutamol, sustancia por la que el ciclista británico Chris Froome dio positivo en la última Vuelta a España, es un broncodilatador que aparece en la relación de sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) bajo ciertas condiciones, que obligarán al deportista a justificarse con un “estudio controlado” si quiere librarse de una sanción.

En principio, el salbutamol forma parte de la relación de agonistas beta-2, “todos” los cuales están prohibidos, con tres excepciones. Una de ellas precisa que se permite “el salbutamol por inhalación” con una “dosis máxima de 1.600 microgramos por 24 horas, sin exceder los 800 microgramos cada 12 horas”. 

El Giro recibió la noticia a través del comunicado emitido por la Unión Ciclista Internacional (UCI) y sostuvo que todas las organizaciones de las grandes vueltas se encuentran en su misma situación y que hay que esperar nuevas investigaciones.

Froome, cuatro veces campeón del Tour de Francia (2013, 2015, 2016 y 2017), dio positivo en un control antidopaje realizado el pasado 7 de septiembre, algo que le fue comunicado el 20 del mismo mes, se lee en la nota oficial de la UCI.

Solo se admitirá, por encima de esos valores, que se trata de un uso terapéutico si “el deportista demuestra por medio de un estudio farmacocinético controlado que el resultado anormal fue consecuencia del uso de una dosis terapéutica (por inhalación) hasta la dosis máxima indicada anteriormente”, es decir de 1.600 microgramos por 24 horas. El ciclista ha recordado que es asmático y ha señalado que usa regularmente inhaladores “dentro de los límites permitidos”.     

Redacción Internet – CM&