Corría el año 1998 cuando la inconfundible voz ronca del técnico Alfio el Coco Basile, rompió la calma en el vestuario de San Lorenzo para expulsar a un sacerdote que quería llevarle un mensaje de aliento al equipo. Ya saben quién llevaba el mensaje divino.

Noticias UNO