En Rosario, Argentina, Colombia confirmó su poderío en el patinaje de velocidad al ganar su mundial número 11, Jersy Puello fue la gran figura del equipo dirigido por Elías Del Valle.