River Plate, que sufrió un brote de coronavirus y tiene solo 10 jugadores disponibles (ninguno de ellos portero), recibirá este miércoles a Independiente Santa Fe en la quinta y penúltima jornada del Grupo D de la Copa Libertadores.

Las múltiples bajas por coronavirus que sufrió River Plate -ayer se confirmaron cinco casos positivos, que se suman a los diez ya reportados el pasado sábado- hizo que un equipo alternativo tuviese que enfrentarse a Boca Juniors este domingo en los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol de Argentina.

River jugó con Alan Díaz, un portero de 21 años que no tenía experiencia ni como reserva, y perdió por penaltis tras igualar 1-1 en el tiempo reglamentario. Aun así, Díaz fue una de las figuras del partido.

 

Le puede interesar: Niño de 2 años disparó a sus papás tras hallar un arma cargada en la mesa de noche

 

Marcelo Gallardo había decidido antes del comienzo de la Copa Libertadores solo anotar 32 jugadores, a pesar que la Conmebol permitía anotar hasta 50.

Así pues, Milton Casco, lateral izquierdo (1,72 de altura) sería el guardameta del equipo argentino ante Santa Fe el próximo miércoles.