34 pruebas y casi cuatro años duró la hegemonía de Catherine Ibargüen en el salto triple, porque en la parada de la liga diamante en Birmingham, Inglaterra, tuvo que conformarse con el segundo lugar detrás de la kazaja Olga Rypakova.