El centrocampista colombiano James Rodríguez tuvo un ataque de ira en el vestuario del Bayern, en ausencia del entrenador Niko Kovac contra quien se dirigían sus críticas tras tres partidos del club bávaro sin ganar y poca participación del jugador sudamericano.

“No estamos en  Frankfurt“, dice el diario Bild, que gritó el colombiano, en alusión al anterior equipo de Kovac, Eintracht  Frankfurt.

James estaría inconforme por su ausencia en la mayoría de los partidos en la alineación titular y se asegura que en el vestuario dijo que quería irse y así se lo iba a comunicar al entrenador.

Los jugadores tienen una serie de motivos de descontento con Kovac. En primer lugar se critica su costumbre de que con frecuencia habla en croata, y no en alemán que domina perfectamente, con el segundo entrenador, su hermano Robert Kovac, con el entrenador de porteros, Toni Tapalovic, y con el director deportivo Hasan Salihamidzic.

El Bayern perdió el liderato de la Bundesliga ante el Borussia Dortmund, tras empatar con el Augsburgo y perder con el Hertha, y en la Liga de Campeones no pasó de un empate a un gol ante el Ajax Amsterdam.