El superclásico del fútbol español terminó empatado pero la verdad representó una victoria para el Real Madrid que amplió a 33 jornadas su condición de invicto y fuera de eso mantuvo la ventaja de seis puntos en la tabla de la liga sobre Barcelona.