El campeonato de Fórmula Uno sacó chispas en la pista de Austria por culpa del roce que tuvieron los compañeros de Mercedes Benz Nico Rosberg y Lewis Hamilton, quien al final pudo sumar su tercera victoria de la temporada.