La Selección Colombia logró la anhelada clasificación a los octavos de final del Mundial de Rusia, una alegría que lamentablemente se vio truncada por la lesión de James Rodríguez (vea la bronca del jugador al minuto 30 cuando tuvo que ser sustituido).

Según varios medios, el ’10’ colombiano desde el calentamiento previo al partido con Senegal lucía incómodo. Y pasó lo peor. Una lesión muscular lo sacó a la media hora.

Si Pekerman ya estaba intranquilo por el tensionante desarrollo del partido, un nudo en el estómago se le armó cuando vio a James abatido y golpeando de un puñetazo el césped maldiciendo su infortunio. «Estoy muy preocupado por él, es muy duro para el equipo esta situación», comentó el entrenador.

Faryd Mondragón, arquero histórico del fútbol colombiano y uno de los hombres más cercanos a la comitiva de la Selección Colombia, hizo fuertes críticas en un audio que parece haber enviado por WhatsApp y que filtró la emisora Blu Radio.

“Se resintió en el calentamiento y pidió jugar, pero a los 15 minutos no dio más; pero fue en calentamiento que se volvió a joder. Pero eso no puede pasar en una selección. Un ‘man’ que juega un partido contra Polonia lo tienen que tener ‘entre algodones’, relajado, tranquilo, que no haga nada. Si se resintió en el calentamiento fue porque estos días le siguieron metiendo algún tipo de carga y no le bajaron la carga como debían y no lo trataron como debían”.

Publicidad

Sin embargo, las afirmaciones de Mondragón no contrastan con las declaraciones de José Néstor Pékerman, técnico de Colombia, quien en rueda de prensa aseguró que «él se entrenó bien hasta el día de ayer, estaba en las condiciones ideales y no hubo algún indicio que indicara que podría sufrir una lesión». Vea acá las preocupaciones del entrenador sobre la lesión de James.

¿Recrudeció la fatiga muscular?

El astro del Bayern Múnich llegó a su segunda copa del mundo padeciendo una fatiga muscular en el gemelo izquierdo. La molestia apareció en la concentración en Milán, donde la selección cafetera pasó 16 días preparándose en silencio.

Sin estar recuperado, el ’10’ jugó los 30 minutos finales en la derrota ante Japón por 2-1, pero ante la Polonia de su amigo Robert Lewandowski parecía que había dejado atrás la lesión por el partidazo que se mandó en Kazán.

«Esperemos que pase la euforia por la clasificación y ya con más calma sepamos qué es lo que tiene», apenas dijo el capitán cafetero Radamel Falcao García.

A completa revisión

El cuerpo técnico sabía que algo no andaba bien con su estrella. Muriel y José Heriberto Izquierdo hicieron el calentamiento previo al choque con el once titular, mientras los suplentes realizaron otro tipo de ejercicios a un costado del campo.

Arrancó el partido y una señal de alarma se prendió cuando Muriel a los 7 minutos recibió la orden de Pekerman de entrar en calor. 

Senegal apretaba en el campo y Colombia se veía indefensa a la suerte de los leones. Pero nadie intuía que el ’10’ la estuviera pasando mal. Hasta cuando se sentó en el césped y agachó la cabeza.

«Lo necesitamos que esté bien porque es un jugador fundamental para nosotros», indicó Yerry Mina, el superhéroe colombiano con su gol de cabeza ante los africanos a los 74 minutos.

James será sometido este viernes a una completa revisión médica en la concentración colombiana en Sviyazhsk (35 km al oeste de Kazán) para determinar la zona y gravedad de la lesión o si ésta tiene que ver con la fatiga muscular.

Pekerman está preocupado de cara al partido contra Inglaterra, el martes en Moscú por los octavos de final, mientras que para su colega inglés Gareth Southgate una eventual ausencia de James significa un problema menos.

*Con información de AFP.

Lea más notas curiosas del Mundial aquí