Nigeria venció 2-0 a Islandia con un doblete de Ahmed Musa, este viernes en Volgogrado, y se recuperó de la derrota de la primera jornada en el Grupo D del Mundial, dando vida además de manera indirecta al que será su próximo rival, Argentina.

Con Croacia (seis puntos) ya clasificada desde su 3-0 sobre la Albiceleste el jueves, los otros tres equipos se disputarán la otra plaza en juego: Nigeria es por ahora segunda de la llave con sus tres unidades, por delante de Islandia y Argentina, que están con un punto después de dos partidos.

En la última fecha, a Argentina solo le vale la victoria. En ese caso, un empate en el otro encuentro le daría la clasificación, así como un triunfo croata. En caso de victoria islandesa, la Albiceleste debería ganar por dos goles más que los nórdicos para estar en octavos.

«Vinimos a aprender. Este equipo estará listo en 2022. Este Mundial nos llega pronto, pero tenemos opciones de ganar a Argentina», dijo el seleccionador nigeriano, el alemán Gernot Rohr, tras la contienda.

En el Volgograd Arena, Musa, tras una gran maniobra dentro del área a los 49 minutos, y luego con una magistral jugada individual a los 75, dio oxígeno a los argentinos, que recuperaron las riendas de su destino luego de la hecatombe frente a Croacia en la víspera.

«Pienso que marcar contra Argentina no es tan difícil para mí. Sabemos de la importancia del partido. Será a vida o muerte», comentó Musa tras el choque.

«Me acuerdo que hace cuatro años jugamos contra Messi en Brasil (2014) y metí dos goles. Cuando me traspasaron al Leicester, jugamos contra el Barcelona e hice otros dos. Así que pienso que todo puede pasar. Posiblemente vuelva a hacer otros dos goles», sonrió la estrella africana.

Publicidad

Oxígeno para Argentina

El atacante nigeriano aprovechó una contra fulgurante de su equipo para anotar el 1-0 con una magistral maniobra dentro del área y se convirtió, con tres, en el máximo goleador histórico de su país en la competición.

Islandia pareció noqueada y Nigeria no tuvo piedad. Los europeos tuvieron que salir al ataque, desguarnecieron su retaguardia y los atacantes africanos camparon a sus anchas el resto del choque.

Wilfred Ndidi lo intentó desde lejos a continuación y Victor Moses rozó el segundo a los 66 desde fuera del área. 

Se habían invertido las tornas y Musa, con una eléctrica acción individual, puso el definitivo 2-0 tras estrellar segundos antes la pelota en el horizontal.

Islandia pudo recortar distancias pero Gylfi Sigurdsson, como Messi contra los nórdicos, erró un penal (83) y lapidó las opciones de los suyos en la contienda.

«Solo necesitamos vencer a Croacia, lo que posiblemente es más fácil de decir que de hacer», sentenció el técnico islandés Heidar Hallgrimsson tras el encuentro.

*Con información de AFP.

Lea más notas curiosas del Mundial aquí