A sus 45 años, el legendario guardameta egipcio Essam El-Hadary se convertirá este lunes contra Arabia Saudita en el jugador más viejo en disputar un Mundial.

Atrás quedará el récord de Faryd Mondragón, quien jugó con 43 años y tres días en el Mundial de Brasil para la Selección Colombia.

La FIFA ya confirmó la alineación de la selección de Egipto, por lo que será una marca difícil de superar en las próximas citas orbitales.

Se trata, sin duda, de la última oportunidad para competir en un Mundial en la carrera de Essam El-Hadary, quienes tiene en su palmarés cuatro Copas de África (1998, 2006, 2008, 2010) y más de veinte trofeos ganados en el continente africano, el ‘Faraón’ nunca ha podido jugar el torneo más grande del planeta, una competencia esquiva para Egipto desde Italia-1990.

Más de un cuarto de siglo más tarde, su paciencia podría depararle un récord mundial: si es titular o disputa algunos minutos contra los saudíes.

Publicidad

En su cuenta oficial, la Selección de Egipto felicita al portero para la consecución de esta nueva marca para su nación.

Según el conocido coleccionista de datos, ‘Mister Chip’, estos son los futbolistas más longevos en jugar una copa del mundo de fútbol:

Descenso al infierno

Sería una forma de consagración para una carrera al borde del olvido tras el último torneo continental de 2010, punto de partida del descenso al infierno del fútbol egipcio. Porque el carismático portero de cabello engominado nunca debería haber regresado a la selección. 

Pero una fecha, el 4 de junio de 2016, y la confianza de un hombre, Cúper, cambiaron su destino internacional. A pesar de una ausencia de más de dos años, el técnico argentino de los ‘faraones’ no se privó de darle la alternativa contra Tanzania (2-0), un encuentro que selló el boleto de los egipcios para la CAN-2017 en Gabón, donde El-Hadary conduciría a su equipo hasta la final.

Desde aquella apuesta ganadora, el portero no ha dejado el arco en partidos importantes. Y cuando el enésimo «retador» trató de quitarle el lugar, el destino fue el responsable de apartarlo del camino: Ahmed El-Shenawy, gravemente lesionado en la rodilla en abril, se perdió el Mundial de Rusia.

¿Cómo explicar su regreso y longevidad? «Cuando regresó a Wadi Degla en 2015, su entrenador le dijo. ‘Te llevaré a la cima, a tus 22 años’. Justo después, perdió ocho kilos en 21 días», explicó a la AFP Karim Hafez, quien se codeó con el arquero, tanto en la selección como en su club.

«Cuando estaba en el centro de entrenamiento, los profesionales se entrenaban a las cuatro de la tarde porque hacía mucho calor, ¡pero él llegó a trabajar como un animal dos horas antes que los demás!», añadió el defensor.

«Me encanta el melón porque en el nombre de mi pueblo, Kafr El-Battij, está la palabra ‘melón'», dijo El-Hadary a la televisión egipcia.

Con información de AFP

Lea más notas curiosas del Mundial aquí