El central colombiano Yerry Mina contradice a sus detractores marcando goles decisivos, como el que anotó frente a Senegal que le dio la clasificación a Colombia, como primera, en los octavos de final del Mundial.

Yerry Fernando Mina González, nació en Guachené (Cauca), el 23 de septiembre de 1994, tiene 23 años y comenzó su carrera como futbolista bajo los palos, como su tío, pero dejó la posición de guardameta tras el consejo de su padre. El caucano se formó en la Escuela de Fútbol de Guachené, donde moldeó su desempeño como defensa.

Le puede intersar: Crónica: ¡Yerry Mina, historia de ensoñación!

 Hoy Yerry lo ha vuelto a hacer y ha sido determinante. Su gol fue un calco del conseguido ante los polacos, un salto limpio y un impecable remate a la red en el minuto 74 para situar a su selección en la segunda ronda.

Sus estadísticas con la selección de José Nestor Pékerman son espectaculares. Debutó el 8 de junio de 2016, en total ha jugado 14 partidos con Colombia y ha marcado cinco goles, seguramente un récord mundial para un defensa.

El fichaje del central por el Barcelona fue todo un acontecimiento para el fútbol colombiano. Llegó procedente del Palmeiras brasileño y una legión de periodistas del país cafetero se instalaron los primeros días en la ciudad condal para seguir las evoluciones de su compatriota.

No llegaron a entender cómo Yerry no jugaba hasta que comprobaron la calidad de la pareja de centrales titular del Barça (Piqué y Umtiti), incluso hasta se dieron cuenta los enviados especiales que Thomas Vermaelen tenía un nivel superior y como mucho Yerry podía aspirar a formar un tándem con el belga, una frustrada pareja con reminiscencias de dibujos animados: Thom & Yerry.

Publicidad

Pero pasaban los partidos y Mina no jugaba. Desde su llegada a Barcelona, Valverde apenas ha contado con él. En total ha jugado en seis partidos (377 minutos), no ha estrenado su cuenta goleadora y tampoco se ha estrenado en la Liga de Campeones.

El Barça apalabró el fichaje del colombiano por nueve millones de euros que acabaron siendo 12 al adelantar su contratación al mercado invernal, un buen negocio vistos los números de Yerry en Moscú, porque el jugador tiene ahora un cartel impensable antes del inicio de la Copa del Mundo.

Que la entidad azulgrana no confía en sus posibilidades se demuestra desde el momento en el que para reforzar el eje defensivo piensa en la contratación del sevillista Lenglet.