Ya no es aquel joven que fue, por primera vez, a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y que ganó la medalla de bronce, en taekwondo, en la división de los 58 kilogramos.

Han pasado ya cuatro años y Oscar Muñoz, ha tenido que esforzarse demasiado, para mantener el mismo peso de los 58 kilogramos.

En Londres, su peso era natural y no tenía ningún problema. Muy diferente ahora, que ha crecido y ya mide un metro con 78 centímetros, pero tiene que hacer sacrificios para mantenerse.

Hoy, Oscar Muñoz afrontó el torneo eliminatorio que tenía como fin ganar el único cupo en los 58 kilogramos al clasificatorio en México y ganó los cuatro combates que disputó.

Será el 10 de marzo en Aguas Calientes, donde tendrá que seguir entrenando, manteniendo los 58 kilogramos, porque sólo los dos primeros de su categoría, estarán en los Juegos Olímpicos de Río.