Dos equipos de Ruanda y Colombia disputaron un partido de voleibol para discapacitados que tuvo como resultado final un emotivo mensaje de esperanza. Luego de haber podido superar su conflicto interno, Ruanda se convirtió en el país más seguro del continente africano y en el quinto a nivel mundial.