En Chapecó la tristeza comenzó a vivirse de otra manera. Sin multitudinarias manifestaciones ni desfiles, sin palabras de autoridades políticas y futbolísticas, sin promesas y más bien con la privacidad del dolor de cada familia.