Una pena máxima privó al equipo de Cundinamarca de ganar el título mundial de fútbol cinco para invidentes que se disputó en República Checa. En la final empató sin goles contra Bruselas-Anderlecht.