Estos cuatro hombres  tienen huellas de la Guerra, en sus cuerpos.

Tras los incidentes que los convirtieron en discapacitados, encontraron en el deporte su mejor forma de rehabilitación.

Ya coronaron dos veces Ritacuba Blanco, en la Sierra Nevada del Cocuy al oriente Colombiano a 5.330 metros de Altura.

Y ellos no se quieren detener, ahora  tienen como meta la cumbre más alta de América del Sur, el mítico Aconcagua la cordillera de los Andes de 6.962 metros.

Pero tienen un leve temor por altura del pico Chileno.

Se preparan en el desierto Sabrinsky que tiene características similares a las que van encontrar en los primeros metros de ascenso al Aconcagua.

Esperan viajar en  próximos días para completar su hazaña, ser los primeros colombianos discapacitados en coronar la cima más alta de América.