La familia Hernández Recalde se ha convertido en Colombia en la principal promotora de la gimnasia sobre trampolín, que fue admitida como disciplina olímpica desde Londres 2012.