Un responsable de la escudería austriaca de Fórmula 1, Red Bull Racing, reconoció haber propuesto una estrategia de contaminación voluntaria de los pilotos al Coronavirus.

Helmut Marko, encargado de la filial de jóvenes pilotos, explicó el domingo a la televisión austriaca ORF haber propuesto «organizar un campamento para que fueran infectados».

«Quedan en excelente salud y así están preparados para comenzar la temporada», añadió precisando que su idea «no había sido bien recibida».

Debido al Coronavirus, los grandes premios de Baréin, Vietnam, China, Holanda, España y Azerbaiyán fueron aplazados, mientras que Australia y Mónaco fueron anulados.

La temporada 2020 no comenzará al menos hasta el 14 de junio, con tres meses de atraso sobre la fecha original.

Hace una semana Helmut Marko criticó las consecuencias del confinamiento, declarándose además «ligeramente sorprendido porque la gente lo aceptara tan fácilmente».

Con información de AFP