Finalizó la reunión entre la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales, Acolfutpro, y el Ministerio del Trabajo, a la cual no asistió la Federación Colombiana de Fútbol porque el presidente estaba en el Consejo Mundial de la FIFA donde se estaba resolviendo el sistema de juego del mundial de clubes.

Tampoco asistió el presidente de la Dimayor, excusándose, por medio de un comunicado, en el que dicen no tener poder de negociación porque los contratos que tienen los jugadores son con los clubes. 

Al finalizar la reunión, el viceministro del Trabajo, Carlos Baena dijo que se va a llamar a una nueva citación el 1 de noviembre en las oficinas del ministerio. Está vez ya confirmaron su asistencia autoridades del fútbol, ya que el 30 y 31 de octubre se va a realizar la asamblea extraordinaria de la Dimayor de los clubes para entrar a negociar, o por lo menos, para que se inicie el diálogo con la agremiación de futbolistas. 

Carlos González Puche, representante de Acolfutpro, dijo que «es muy triste que no se hayan presentado la Dimayor ni la Federación en esta cita. Esperamos que el diálogo se pueda dar en esta segunda cita. El paro de futbolistas aún no se puede definir». 

Publicidad

La Dimayor, por medio de su cuenta de Twitter, desmintió al ministro Baena y sostuvo que aún no ha confirmado su asistencia a la siguiente reunión. 

Cabe recordar que antes de esta reunión ya se había aprobado un cese de actividades a partir de este miércoles si no había diálogo, pero después de esto se decidirá si hay paro o no, debido a que la última palabra la tienen los jugadores y en menos de 24 horas se sabrá la noticia. 

Dentro de las exigencias, los jugadores piden:

  • Periodos más largos de descanso y recuperación entre partidos y torneos.
  • Liga Profesional femenina
  • Pólizas complementarias de salud
  • Participación sobre derechos de televisión
  • Reuniones con los futbolistas de la Selección Colombia
  • Partido anual de la Selección Colombia en favor de Acolfutpro.
  • Entradas para partidos de la Selección Colombia y del fútbol colombiano.
  • Políticas contra la discriminación, acoso laboral y violencia de género.
  • Concertar la minuta única de contrato de trabajo obligatoria de la Federación Colombiana.

En el año 2005, el fútbol colombiano estuvo a punto de entrar en paro por primera vez en la historia, aunque salvo el plantel de América de Cali, los jugadores dieron marcha atrás por temor a las represalias de los clubes.