La incertidumbre para las futbolistas colombianas es absoluta: ahora ven y escuchan en las noticias cómo se habla de protocolos e iniciativas para el reinicio de la liga masculina, mientras que la realización de su torneo, que incluso antes de la pandemia estuvo en veremos, es un misterio.

«Somos muchas jugadoras y familias que vivimos del fútbol. Entonces creo que no nos pueden dejar a un lado. Sabemos que cuando hay presupuesto para el masculino hay presupuesto para el femenino«, dice Carmen Rodallega, mundialista en Alemania 2011 con la Selección Colombia.

La lateral de 36 años, campeona de la Copa Libertadores de 2018 con el Atlético Huila, se entrena junto con su hija María del Carmen, con el Deportivo Cali, que organiza sesiones virtuales en las que ambas utilizan ladrillos, botellas llenas de agua e incluso los muebles de su casa para mantenerse en forma.

Al igual que la mayoría de sus colegas en el país, iba a firmar contrato la última semana de marzo cuando comenzó la cuarentena para combatir el coronavirus y por eso no lo pudo hacer, por lo tanto no está devengando salario.

«No pudimos entrenarnos ni ir a la sede del club a firmar el contrato. Fue algo duro porque sabíamos que si hubiéramos firmado estaríamos mejor».

Madre e hija, dedicadas 100% al fútbol, viven días duros porque no tienen otra forma de conseguir dinero.

Los únicos alivios les llegan a través del Deportivo Cali y de la Escuela Sarmiento Lora, que les ayudan con mercados, y de sus familiares, que les colaboran financieramente.

La Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) denunció a comienzos de abril que de los 18 equipos que tienen previsto participar en la liga femenina de 2020 solo 4 (América de Cali, Atlético Nacional, Independiente Santa Fe y Junior) «arrancaron sus labores con un contrato en firme».

Pese a ello, la Acolfutpro lamentó que «un porcentaje considerable de contratos se firmaron por un salario mínimo«, es decir 877.803 pesos mensuales.

En su defensa, el presidente del Atlético Nacional, Juan David Pérez, dijo en Instagram Live que el club ha hecho «un esfuerzo importante por mantener el proyecto, por tratar de cumplirles también a nuestras jugadoras profesionales porque de eso se trata, no es solamente el equipo masculino».

Entre tanto, el gerente deportivo de Independiente Medellín, Juan Bernardo Valencia, manifestó que ya tiene listo el convenio con el club Formas Íntimas para continuar colaborando pero el tema está en veremos porque la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) aún no decide qué pasará con la liga femenina.

Desde que hicieron denuncias de las pésimas condiciones laborales con la Selección Colombia, las futbolistas han ganado más espacio en el país y su presión facilitó la realización de la liga de 2019, que ganó el América de Cali.

Para seguir su lucha crearon, en abril del año pasado, la Asociación de Futbolistas Colombianas (AFUTCOL), que está ayudando en estos días de pandemia a las jugadoras aficionadas.