El equipo español cumplió los pronósticos y se clasificó sin problemas para la final del Mundial de Clubes, tras vencer 3-1 al Kashima Antlers japonés, este miércoles en Abu Dabi, gracias a un triplete del galés.

Real Madrir jugará el sábado en la capital emiratí contra el anfitrión Al Ain, verdugo el martes del River Plate argentino, en busca de un tercer título mundial consecutivo y del séptimo de su historia, teniendo en cuenta los logrados en la Copa Intercontinental.

Bale, que había estado en duda por una torcedura de tobillo, fue titular y consiguió el primer gol en el minuto 44 y en el inicio de la segunda parte liquidó el partido con otras dos dianas (53, 55). Shoma Doi logró el único del Kashima en el 78.

https://twitter.com/tve_tve/status/1075440993846128640

El jugador acumula ya 6 tantos en Mundiales de Clubes, sólo superado por los 7 de Cristiano Ronaldo, y alcanza al astro luso y al argentino Lionel Messi como jugador que ha marcado en más ediciones distintas del Mundial de Clubes, concretamente en tres.

La mala noticia para el campeón europeo fue la recaída de su lesión en un muslo de Marco Asensio, que sólo pudo jugar catorce minutos en la segunda mitad. El Real Madrid aspirará ahora a levantar el trofeo del Mundialito como en 2014, 2016 y 2017, con lo cual superaría al Barcelona -tres títulos- en el palmarés de esta competición con su formato actual.

Sería también una dosis de tranquilidad para el equipo y para su entrenador Santiago Solari, después de las dudas generadas por la irregularidad de los últimos partidos.

Publicidad

El Kashima Antlers, que en cuartos había derribado a las Chivas de Guadalajara mexicanas, no pudo tomarse la revancha de la final que perdió ante el Real Madrid en el Mundial de Clubes de 2016. Los nipones jugarán el sábado por el tercer puesto ante River Plate.

El francés Karim Benzema, que cumplía este miércoles 31 años, tuvo las dos primeras del Real Madrid, aunque con tiros (11, 26) que detuvo sin problemas el arquero surcoreano de los nipones, Sun-tae Kwoun.

En el 27, Courtois había bloqueado el disparo de Ryota Nagaki en un mano a mano en el que el belga fue más rápido.

Pero el equipo español iba imponiendo su dominio y las ocasiones empezaban a llegar con más fluidez y abrió la cuenta en el 44, cuando Gareth Bale se apoyó en Marcelo, con el que trianguló para que el brasileño se la devolviera en su entrada al área y allí el galés envió un tiro cruzado al palo contrario, con el que batió al portero rival.

Con información de AFP