El Junior de Barranquilla sufrió una dolorosa derrota como local contra el Barcelona de Guayaquil, partido que era clave para sus aspiraciones de clasificación en la Copa Libertadores.

Con un marcador de 0-2, el equipo barranquillero ahora depende de un milagro para entrar a la siguiente fase del torneo de clubes más importante del continente.

Aunque todavía no está matemáticamente eliminado, Junior necesitaría golear al Flamengo de Brasil para tener esperanzas y esperar resultados. Algo muy difícil por la calidad del rival brasileño.

Los goles del compromiso llegaron al final del primer tiempo cuando Byron Castillo propinó un taponazo al palo del portero Viera, quien no pudo evitar el gol.

Luego, al minuto 46 del segundo tiempo, Jonathan Álvez, el exjugador de Junior, aprovechó una mala salida de Viera para aumentar la diferencia.

Publicidad

Al minuto 79 Gabriel Fuentes tuvo la chance más clara para los tiburones, pero su remate se impactó en el poste.

Al equipo tiburón todavía le queda la posibilidad de luchar por un puesto para la Copa Sudamericana, que sería un consuelo si se tiene en cuenta la millonaria inversión que se ha hecho en el plantel.