El delantero colombiano Jackson Martínez, mundialista en Brasil 2014 y recordado por los cerca de 100 goles que anotó con el Oporto entre 2012 y 2015, anunció su retiro del fútbol profesional a los 34 años de edad.

«Quiero compartirles que he decidido dar fin a mi carrera como futbolista profesional, decisión difícil de tomar pero a su vez la más sabia«, dijo «Cha cha chá» Martínez en un sentido mensaje en redes.

El colombiano, que en su palmarés cuenta con un título de liga y dos de la Supercopa de Portugal con el Oporto, reveló que desde que sufrió una seria lesión de tobillo nunca pudo recuperar su mejor nivel.

«Desde mi lesión de tobillo entre el año 2015/2016 comenzó una lucha dando todo de mí para volver a jugar en condiciones favorables este deporte que tanto me apasiona y aunque regresé a las canchas después de dos años fue muy difícil desempeñarme como lo anhelaba«, detalló el delantero, nacido el 3 de octubre de 1986 en el municipio de Quibdó, Chocó.

El delantero agradeció «a los clubes, entrenadores, compañeros«, así como a la Selección Colombia «por todo lo vivido» en su carrera, en la que convirtió 202 goles.

Publicidad

Martínez debutó en el Independiente Medellín en 2005 y allí anotó 44 goles que lo llevaron a ser ídolo del ‘Poderoso‘, con el que ganó el título del torneo Clausura de 2009 y fue el máximo artillero del semestre con 18 anotaciones.

«Una carrera impresionante y un goleador de raza. Un gusto verte surgir con los colores más lindos y disfrutar tus tantos para alcanzar la quinta estrella. Además fuiste héroe de la selección colombiana. Lo mejor siempre, Jackson Martínez«, expresó el Independiente Medellín en sus redes sociales.

Del club colombiano pasó en 2009 al extinto Jaguares de Chiapas, donde estuvo tres años y anotó 36 goles que lo catapultaron al Oporto, que señaló que el estadio do Dragao no se olvida de uno de sus goleadores.

Para la temporada 2015/2016, Martínez fue fichado por el Atlético de Madrid, donde solo estuvo seis meses y anotó tres goles en los 23 partidos que disputó, y de ahí partió al Guangzhou Evergrande de la Superliga china.

Martínez únicamente anotó cuatro goles en los 16 partidos que disputó entre liga y copa, además de sufrir constantes lesiones que lo apartaron de los terrenos de juego y lo privaron de mantener un ritmo óptimo de competición.

El 1 de marzo de 2018, el club chino y los agentes del jugador decidieron rescindir su contrato debido a que el colombiano llevaba todo el curso sin disputar ni un solo minuto, todo ello debido a una lesión en el tobillo que le impidió jugar durante más de 18 meses.

En 2018, el artillero fichó por el Portimonense, de la primera división de Portugal, donde estuvo hasta mediados de este año y marcó su último gol como profesional el 21 de noviembre en la derrota por 2-4 de su equipo contra el Sporting de Lisboa.