Río le dijo adiós a los Juegos Olímpicos y entregó el relevo a Tokio, que en 2020 acogerá las justas olímpicas por segunda ocasión. En 1964 ya había sido anfitrión.