La pasión por el rugby llevó a los argentinos Ignacio Rizzi y Fernando Pantín a la silla de ruedas… Pero ni por esas abandonaron este deporte de choque que ahora promueven en la modalidad para discapacitados.

Estuvieron de paso por Colombia participando en el panamericano y contando su historia… Ahora se encargan de apoyar a los más de veinte jugadores que por efecto de las lesiones de columna, han terminado en silla de ruedas

El seleccionado argentino de Rugby, es conocido en  el mundo como los Pumas, y es el tercero del planeta.   Ignacio, estuvo cerca de convertirse en uno de ellos pero el mismo deporte que tanto ama, le quito la opción de llegar a su equipo nacional se lesiono en 1990, cuando solo tenia 21 años.

Él y  Fernando, quien perdió la movilidad jugando para el club la plata de Argentina, son los jugadores mas experimentados de la selección de Quad Rugby de su país.

Ellos dirigen la fundación Rugby amistad, que se encarga de velar por los interés de los jugadores de Rugby caminantes, que ahora están en silla de ruedas.

Ignacio creador de la fundación en Argentina, tiene un dilema familiar que esta directamente vinculado a su tragedia.

Por lo pronto estos dos  hombres que viven y mueren por el Rugby, seguirán apoyando a los más 20 argentinos que han perdido su movilidad jugando este deporte.