Este viernes en el Mundial de Doha, el corredor de Aruba, Jonathan Busby, terminó la carrera sostenido por un rival al borde del desmayo. El noble gesto fue ovacionado pero al final terminó descalificándolo.

La acción se dio durante la primera ronda de 5.000 metros. Braima Suncar Dabo, de Guinea Bisáu, se percató del estado de su colega en los últimos 250 metros de la prueba, y al ver sus dificultades, decidió ayudarlo a terminar.

Busby terminó en el suelo y tuvo que salir en silla de ruedas del estadio.

«Sólo quería ayudarle a terminar la carrera, creo que cualquiera en esa situación hubiera hecho lo mismo», declaró Dabo, de 26 años.

Publicidad

¿Por qué lo descalificaron?

Los dos, únicos representantes de sus países en este Mundial, acabaron con más de 18 minutos, un tiempo anecdótico, pero se ganaron la ovación del día por su gesto de ‘fair play’.

Apesar de los esfuerzos de Dabo, Busby terminó siendo descalificado porque según las reglas de la IAAF, en el artículo 144.3 se estable que «las ayudas no son permitidas». 

Además, en el apartado F aparece que la descalificación se produce por «recibir apoyo físico de otro atleta que ayude al atleta a progresar hacia delante en la carrera» (diferente a ayudar a recobrar la posición de pie).

Casi cinco minutos antes, el etíope Selemon Barega ganó la primera serie con un tiempo de 13:24.69.

*Con información de AFP.