En medio de los devastadores efectos que ha traído el fenómeno del niño, los practicantes del rugby playa en Bogotá se han sentido como en su casa.