El exjugador de Once Caldas, Jonathan Fabbro, recordado en Colombia por errar el penalty que pudo darle la Copa Intercontinental al elenco blanco en 2004, fue condenado a 14 años de prisión por abusar sexualmente de su ahijada.

La pena fue dictada por un tribunal argentino este jueves. El jugador argentino (nacionalizado paraguayo) fue hallado culpable por cinco hechos que lo involucran con acceso carnal a una niña de 5 años de edad.

«No hay alegría solo tranquilidad. Mi hija es una valiente porque habló. Solo quiero ir a casa a abrazarla. Todo es muy doloroso», declaró entre sollozos Marta, la mamá de la niña abusada entre los 5 y 11 años, tras escuchar la sentencia.

El futbolista llegó al juicio luego de haber sido detenido en la cárcel de Marcos Paz, a 50 kilómetros de Buenos Aires. Sin embargo, no estuvo presente durante la lectura de la sentencia.

A sus 36 años, Fabbro fue reconocido en el mundo del fútbol por sus destacados partidos con equipos como River Plate y Cerro Porteño.

También puedes ver: “Prefirió arreglarse las cejas que prepararse”: exintegrante de la Selección arremete contra James Rodríguez

La captura, a pedido de la justicia argentina, se dio en el estado de Puebla el 20 de diciembre de 2017, cuando jugaba en los Lobos de BUAP.

Las pruebas

Todo empezó cuando el hermano de la niña, cuya identidad fue protegida, la encontró chateando con Fabbro y descubrió el tono del intercambio y se lo reveló a la mamá, que estaba trabajando.

«Mandá fotos», decía uno de los chats que se dieron a conocer a los medios de comunicación.

La semana pasada la menor (quien ahora es adolescente) detalló cómo eran los abusos sexuales que cometió su padrino.

A pesar de la sentencia, Fabbro se declaró inocente y negó las acusaciones en su contra.

«La sentencia no está firme y hay un largo camino que recorrer. Pretendo conocer los fundamentos y ahí poder apelar», declaró por su parte el abogado de Fabbro, Federico Albano.

Su pareja, la mediática modelo paraguaya Larissa Riquelme —que siempre lo defendió— se presentó este jueves en los tribunales.

Curiosamente, Fabbro enfrenta otra acusación en Paraguay por tentativa de abuso contra una niña de cinco años, de la familia de Larissa Riquelme.

Este volante ofensivo también defendió los colores de la selección de Paraguay.