El brasileño Taison, jugador del Shakhtar Donetsk de Ucrania, se fue expulsado luego de que reaccionara ante los cánticos racistas de la afición del Dinamo de Kiev.

A los 73 minutos de juego, el brasileño disputaba una pelota con un defensor del Dinamo, pero en su afán de hacerse con la posesión del esférico terminó cometiendo una falta que el juez sancionó.

Lee también: (VIDEO) Alfredo Morelos continúa su racha goleadora con el Rangers de Escocia

Taison, cansado de los cánticos racistas, tomó la pelota y la pateó contra la tribuna donde se encontraban los hinchas del Dinamo de Kiev, levantó su mano y les hizo ‘pistola’.

El juez central expulsó al brasileño por el gesto y este se fue entre lágrimas, abrazado por los jugadores rivales que intentaban consolarlo y pedirle perdón por el comportamiento de sus hinchas.

Lee también: Porto sancionó a Luis Díaz y Mateus Uribe por irse de rumba hasta las 5 a.m.

Dentinho, también brasileño del Shakhtar, también fue blanco de los cánticos racistas por parte de los simpatizantes del Dinamo.

El club de Donetsk manifestó su apoyo a los jugadores a través de un comunicado en el que enfatizó:

“El Shakhtar se opone categóricamente a cualquier manifestación y forma de racismo, discriminación racial, xenofobia y cualquier otra forma de intolerancia. No hay ninguna justificación para aquellos que insultan a otra persona por su color de piel, su religión o su pensamiento político. Este comportamiento es inaceptable en cualquier país civilizado y sus ligas de fútbol (…) Condenamos esta clase de actos por parte del público, siempre daremos el apoyo y protección a nuestros jugadores”.

Lee también: River, con Borré de titular, perdió con Central y desaprovechó la chance de ser líder del fútbol argentino

El Dinamo de Kiev también lamentó el mal comportamiento de sus simpatizantes y publicó un tuit diciendo: “El fútbol no es un lugar para el racismo. #NoToRacism”

Lee también: A lo ‘Pity’ Martínez, así fue el gol de Cristian Dájome en la final de la Copa Sudamericana

Este nuevo hecho de racismo en el fútbol se da apenas un par de semanas después de que Mario Balotelli, cansado de los insultos de hinchas del Hellas Verona, lanzó un pelotazo a la tribuna. Este gesto del italiano hizo que los fanáticos racistas celebraran.