La Feria del Ocio y la fantasía en Bogotá, llena de virtualismo y de experiencias lejanas, se alimentó esta semana con seres de carne y hueso que siguen dando la pelea y que se niegan a desaparecer de la escena.