El técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, quiso mostrarse tranquilizador luego de que Cristiano Ronaldo sufriera un golpe en el tobillo en el clásico contra el Barcelona (2-2), teniendo que retirarse en el descanso.

«Para él fue poca cosa, pero veremos mañana haciendo las pruebas», dijo Zidane en la rueda de prensa posterior al encuentro, a menos de un mes para la final de la Liga de Campeones contra el Liverpool.

El técnico blanco confesó que algo de preocupación sí tenía «porque estaba un poco hinchado el tobillo, pero él (Cristiano) decía que era poco» e insistió en que estará listo para Kiev: «no (preocupa), vamos a hacer todo para que esté».

Publicidad

Te puede interesar: Se puso a bailar antes de anotar y terminó formando una batalla campal

El astro luso del Real Madrid se tuvo que quedar en la caseta en el descanso siendo sustituido por Marco Asensio en la segunda parte del encuentro contra el Barcelona.

Cristiano abandonó el terreno de juego en el descanso cojeando, tras haber sufrido un golpe en el gol con el que hizo la igualada 1-1.

En el minuto 14, Karim Benzema dejó de cabeza un balón en boca de gol a Cristiano, que al rematarlo tuvo un encontronazo con Gerard Piqué, que entró a intentar interceptar al portugués.

El luso se quejó del tobillo derecho y se echó al suelo tras la celebración del gol, siendo atendido por las asistencias, aunque después siguió jugando hasta el final del primer tiempo, en que ya no volvió a salir al terreno de juego.

AFP