De Portugal llegó una maleta cargada de regalos enviados por Teófilo Gutiérrez. Su destino final era Cartagena, pero algún vivo en el aeropuerto estuvo a punto de lograr que todo pareciera un accidente.