Un malasio de 29 años y sólo un metro y 59 centímetros de estatura fue el ganador del premio Puskas al mejor gol de 2016.